Francisco Boix, el fotógrafo catalán que inculpó a los nazis

Por estos días se puede ver en Netflix, la película “El fotógrafo de Mauthausen” (2018) que cuenta la historia de Francisco Boix un fotógrafo catalán que estuvo preso en el campo de concentración Mauthausen, y cuyas fotografías sirvieron de pruebas para culpar a los nazis, luego de la victoria aliada. 

En el campo, Francisco Boix trabajó en el laboratorio fotográfico que la administración utilizaba como servicio de identificación.  Eso le permitió robar una serie de negativos, que debían ser quemados luego de la derrota alemana en la Unión Soviética, pero que Boix ocultó con la ayuda de otros españoles y de la vecina Anna Pointner, para tener pruebas que mostraran las atrocidades realizadas en el campo de concentración. 

Tras su liberación, el catalán fue testigo en los procesos de Nuremberg y Dachau contra los criminales nazis. En uno de estos juicios, el general de las SS, Ernst Kaltenbrunner señaló que las fotos eran un montaje, que todo era falso, pero gracias al  robo de los negativos, las pruebas se volvieron irrefutables.  

Durante los juicios fueron proyectadas algunas de las fotografías que Francisco Boix tomó personalmente y otras que robó del laboratorio. Estas son algunas de las imágenes que sirvieron de pruebas para culpar a los altos jerarcas nazis. 

1. Prisioneros fotografiados por el servicio de identificación del campo, donde trabajaba Francisco Boix.

Fotografía Francisco Boix.

2. Prisionero en la alambrada eléctrica del campo de Mauthausen.

Fotografía Francisco Boix.

3. Prisioneros esperando la desinfección general en Mauthausen.

Fotografía Francisco Boix.

4. Prisionero de guerra ruso.

Fotografía Francisco Boix.

5. "Escalera al infierno" de la cantera de Mauthausen de 186 peldaños, donde perdieron la vida cientos de prisioneros. Los presos debían cargar piedras de más de 40 kilos y muchos de ellos no llegaban a destino.

Fotografía Francisco Boix.

6. Cientos de muertos en Mauthausen (fotografía tomada el día de la liberación del campo).

Fotografía Francisco Boix.

7. Pruebas de que altos jerarcas nazis habían visitado Mauthausen.

8. Anna Pointner (al centro de la foto), la vecina del campo de Mauthausen que ocultó las fotografías robadas en su casa. 

Fotografía Francisco Boix.

Share this post