Hondros, el homenaje a un fotógrafo de guerra

Actualmente se puede ver en la plataforma Netflix, un documental denominado Hondros, que cuenta la historia de Chris Hondros, un fotógrafo de la Agencia Getty que falleció en Libia debido al ataque de un mortero.

El film que es narrado desde la perspectiva de uno de sus amigos, el fotógrafo Greg Campbell, se centra en su labor como fotógrafo de guerra pero también en su lado humano, que a juicio de Campbell, era la principal característica de su amigo. 

Hondros, de personalidad extrovertida, solía hacer amistades en todas partes, lo que lo llevaba a tener relaciones de confianza y solidaridad en el campo de batalla. En la película se entrevista a diferentes colegas que validan este perfil del fotorreportero. Comentan su sentido del humor, su positividad frente al mundo, su compromiso con las víctimas de la guerra, y todo eso se cuenta a través de múltiples historias que construyen a un personaje, no solo desde el fotoperiodismo sino también desde su visión más moral e espiritual. 

Un ejemplo de este lado más humano es la relación que establece con el adolescente Joseph Duo (en la foto siguiente) en Monrovia. 

Esta imagen que muestra al soldado saltando  después de descargar su lanzagranadas, es uno de los trabajos más famosos de Chris Hondros. La foto dio la vuelta al mundo y sirvió para retratar el conflicto de Liberia.  La imagen se volvió en un símbolo y tomó un valor especial para el fotorreportero, que terminó generando un estrecho vínculo con Duo. 

El documental explica cómo, unos años después, Hondros decide volver a Monrovia para visitar a su nuevo amigo y lo alienta a seguir con sus estudios. Termina pagándole la educación y lo insta a dejar la guerra atrás. Actualmente, Joseph Duo es sociólogo y político y está vinculado en la lucha por la pacificación de su país.   

Hay otras historias que cuentan el lado más personal del fotógrafo, como el vínculo que genera con un niño iraquí que queda huérfano producto de un error provocado por los soldados estadounidenses. El hecho ocurrió en 2005, en Tal Afar, cuando los soldados abrieron fuego contra un automóvil que se acercaba a un puesto de control, sin percatarse que iba una familia dentro. El grave incidente deja a dos pequeños huérfanos, y las imágenes dieron la vuelta al mundo. La foto de una de las pequeñas, envuelta en sangre, fue tomada por él. Fue el propio fotógrafo, el que dio a conocer el incidente.  

«Chris vio todo. Y tuvo el ánimo para tomar las fotografías e insistir que fueran publicadas, aunque los militares no estaban de acuerdo en eso», explica en el documental Jonathan Klein, confundador de Getty Images.

Ese fue un evento traumático que lo llevó a involucrarse con los huérfanos, especialmente con el niño Rakan Hassan que tuvo que viajar a Boston para hacer su rehabilitación. El muchacho había recibido disparos y necesitaba tratamiento urgente y Chris se involucró en las gestiones para salvar su vida. 

«Era el tipo de conexiones que hacía Chris», explica el fotoperiodista Joe Raedle. «Chris trataba de proteger a los niños y hacer todo lo posible para que estuvieran bien. Muchos de nosotros, pasamos por sus vidas, hacemos las fotografías, nos hacemos famosos y luego nos olvidamos», pero Chris no era así. 

El documental del año 2017, fue dirigido por el propio Greg Campbell, y es para mayores de 14 años. 

Share this post