Los mejores documentales musicales de Scorsese

Martin Scorsese suele asociarse a la lista corta de los grandes maestros del séptimo arte. Lo relacionamos con grandes películas como Toro Salvaje, Taxi Driver; y probablemente no haya ningún crítico de cine que no admire su trabajo y que no haya analizado su obra de ficción. Pero Scorsese es mucho más que sus películas. Durante años y sin tantos bombos ha realizado decenas de documentales que giran en torno a sus grandes obsesiones y en particular se ha hecho evidente su fanatismo por los músicos de su generación a los que ha ido retratando uno a uno a lo largo de su carrera.

A continuación, una lista de los documentales de Scorsese que giran en torno a la música:

1.      El último vals (1978)

 Para muchos, es uno de los mejores documentales de música de la historia. El crítico Michael Wilmington de Chicago Tribune dijo que era «la mejor película de un concierto de rock jamás hecha», y el crítico de El País explica que “a pesar de estar subvalorada, me parece que es una de las mejores películas de Scorsese”.

El documental gira en torno al último concierto del grupo de rock The Band que tuvo lugar en San Francisco en 1976, y que contó también con la participación de grandes músicos como Erick Clapton, Nel Young y Bob Dylan.

Siete cineastas, entre ellos Michael Chapman (fotógrafo de Toro Salvaje, 1980) y el húngaro László Kovács (fotógrafo de Busco mi destino, 1969), fueron los directores de las cámaras mientras que Boris Leven (West Side Story) proyectó el escenario y la iluminación. Sin embargo, a pesar de la planificación, algunas cámaras no funcionaron y los cineastas no pudieron filmar todo el concierto. Pese a eso, este trabajo audiovisual pasó a la historia como uno de los mejores de Scorsese y la historia de la música.

2.      No direction home (2005)

 Es un documental de cuatro horas que gira en torno a los comienzos de Bob Dylan en Minnesota y su impacto en la cultura popular en el siglo XX. El trabajo no se centra tanto en la figura del “músico”, sino más bien en destacar lo que simboliza como poeta y revolucionario en una época de grandes convulsiones sociales.

Con respecto a su documentación, Scorsese trabaja con material de archivo, lo que convierte “No direction home”, en un trabajo coral mirado desde múltiples autores, pero sin abandonar su propio punto de vista orientado a rescatar el mito por sobre todas las cosas.  

Uno de los puntos interesantes del film es cuando se narra el paso del folk al rock, que coincide con su accidente en moto en 1966. Un hecho que podría considerarse natural y que respondía a los nuevos tiempos, fue tratado por muchos como una traición a sus principios generando grandes controversias que también son tratadas en el film.

3.      George Harrison: living in the material world (2011)

 

Martin Scorsese dirigió esta película para HBO a partir de material de archivo y grabaciones inéditas de uno de los guitarristas más famosos de todos los tiempos.

La obra de Scorsese está dividida en dos partes y tiene como su punto inflexión la etapa en que Harrison se aleja de Los Beatles para introducirse en la música india y en la espiritualidad. Es la etapa en que el guitarrista conoce a Ravi Shankar que sería clave musicalmente hablando para la evolución de Harrison.

La película cuenta también con entrevistas que permiten dar un punto de vista personal del ex-Beatle. Entre los personajes que son entrevistados por Scorsese se encuentran: Paul McCartney, Eric Clapton, Yoko Ono y Olivia Harrison.

4.      Rolling Thunder Revue (2019)

 

Este es el segundo trabajo que hace Scorsese sobre Bob Dylan, esta vez sobre la gira realizada entre 1975 y 1976, que llevó al músico a recorrer Estados Unidos en una caravana de artistas entre los que se encontraban Ringo Starr, Joan Baez, Allen Ginsberg, Sam Shepard y muchos otros.

Es un documental irreverente y arriesgado que mezcla la realidad con la ficción, y que empieza con un truco de magia de una película de Georges Méliès donde un mago hace desaparecer a una mujer. Scorsese parte diciendo que lo que se va a narrar es algo inventado y el propio músico se encarga de dejar en claro que recuerda poco de aquella gira.

No es verdad que Sharon Stone, conociese a Bob Dylan en aquella gira; ni que el músico asistiera a un concierto de Kiss en Queens, pero el trasfondo y el contexto sí es real. Y a veces dentro de las mentiras se ocultan muchas verdades, que son finalmente las que se destacan en este trabajo de Scorsese.

Este documental de 140 horas de duración está disponible en la plataforma Netflix.

Share this post