Un recorrido por la obra de Bill Viola

Hablar de Bill Viola, es hablar de los inicios del videoarte, del paso de lo análogo a lo digital. El artista lleva desde los sesenta experimentando con la imagen y el sonido, retratando la existencia humana, la espiritualidad,  y conocerlo, es primordial para entender la evolución del arte digital de las últimas décadas.


Su trabajo consiste principalmente en videoinstalaciones y performances  que giran en torno a la muerte, el dolor, el aislamiento, la desintegración del yo, y todo cargado de elementos simbólicos que se aprecian en gran parte de su obra.

En uno de sus primeros trabajos The Reflecting Pool (1977-79), juega con las posibilidades expresivas del montaje para experimentar la desintegración de la figura, lanzándose en una piscina, donde el tiempo queda suspendido por una serie de acciones que se ven reflejadas en el agua.

The Reflecting Pool (1977-79)


En la escultura Heaven and Earth (1992), el artista emplea dos columnas de madera que van del suelo al techo, pero separadas  por un espacio de varios centímetros. En ese hueco hay dos monitores de video que no se topan entre sí. El monitor superior muestra a una anciana y en el inferior, a un recién nacido. En esta obra, reflexiona acerca de la vida, la muerte; y fundamentalmente el paso del tiempo.

Heaven and Earth (1992)

En la instalación de video sonoro Ascensión (2000), un  paisaje acuático se quiebra cuando un hombre cae al agua con los brazos extendidos en posición de crucifixión. El cuerpo se hunde mientras un estallido de burbujas  acompañan la imagen, pero posteriormente, el cuerpo asciende redimido a la superficie. 

Ascensión (2000)

El agua aparece también en la obra Ablutions (2015). En esta, el artista hace referencia al acto purificador de lavarse las manos. En la imagen se ve dos corrientes paralelas de agua cayendo, un cuerpo femenino a la izquierda y uno masculino a la derecha. Ambas figuras se mueven hacia la luz hasta que se desvanecen las siluetas.

Ablutions (2015)


El trabajo del estadounidense ocupa el budismo, el cristianismo y el islam, como elementos simbólicos. Esto hace que su obra ser un verdadero viaje a la luz, pero fundamentalmente un recorrido por el arte contemporáneo que tiene en este artista, a uno de sus principales exponentes.

Share this post