La fotografía onírica de Emma McEvoy

El mundo de lo onírico ha estado presente en la fotografía hace tiempo. La representación de cuerpos distorsionados, unidos a su imagen especular, el cuerpo femenino inmovilizado como un maniquí; se manifiesta en diversas fotógrafas como Dora Baar, Grete SternClaude Cahun y otras más contemporáneas como Francesca Woodman, Cindy Sherman, entre otras.

El trabajo de Emma McEvoy parece venir de esa corriente. La joven australiana (1987) explora la conexión emocional entre lo femenino y su entorno, utilizando para ello atmósferas surrealistas y melancólicas.

En su serie llamada “The Body Bare”, McEvoy se centra en los desnudos insertos en una atmósfera oscura; cuerpos abandonados en el agua que expresan desesperanza y miedo. En otro de sus trabajos “It´s the one´s with cracks the light shines through”, las mujeres se acurrucan en animales salvajes, bajo las hojas de otoño, se desvanecen en tazas de té, en instrumentos musicales, en ambientes de sombras y fríos donde emerge tímidamente la luz.

En “Random assortment of unmatching things” las modelos se vuelven sirenas, aparecen animales salvajes como los ciervos, de cuyas astas emergen árboles, y otras fotos que recuerdan los cuentos de hadas pero en claro tono para adultos donde existe desesperanza y una visión agridulce y gélida de aquellos héroes de la narración infantil.

El trabajo artístico de la fotógrafa recorre también diversas partes del mundo donde destaca el continente africano, China, Islandia y Nueva Zelandia, entre otros. Algunas imágenes de Emma McEvoy:



Share this post